Blog

Andina Link

En este blog podrás encontrar artículos referentes al sector de telecomunicaciones y tecnología

Plataformas Over The Top: ¿Amenaza u oportunidad?

tv-627876_1280

El aumento en los indicadores de penetración de las plataformas Over-the-Top (OTT) en el mundo evidencian una clara globalización de los contenidos audiovisuales. Estos servicios, que distribuyen video de calidad desde servidores de Internet, se han convertido en símbolo de conexión audiovisual entre todas las regiones del mundo, y su penetración crece cada año.

Las últimas cifras entregadas por la OFCOM, del Reino Unido, muestran que el consumo de contenidos a través de plataformas conectadas alcanzó el 40% del tiempo total de consumo audiovisual por parte de sus ciudadanos; es decir que, de las 4 horas diarias de video que consumen los usuarios británicos en promedio, aproximadamente una hora y media es de video conectado. Además, el 70% de dicho contenido tiene su origen fuera de dicho país.

Reino Unido es uno de los países mejores conectados del mundo y el ingreso per cápita de sus ciudadanos está muy por encima del de los países en vía de desarrollo, factores que no permiten hacer una comparación con la realidad de nuestra región; sin embargo, estas cifras muestran una clara tendencia de los cambios que se están presentando en las dinámicas de consumo y prosumo audiovisual en el mundo.

América Latina, a pesar de las limitaciones tecnológicas, sigue las mismas tendencias. En Colombia, el Ministerio de Tecnologías de la Información y la Comunicación reveló que en 2017 el 60% de los ciudadanos utilizan los medios sociales conectados como un instrumento de interacción. Asimismo, el estudio Interacción Digital de Costa Rica mostró que los ciudadanos de este país consumen 153 minutos diarios de contenidos digitales en dispositivos móviles, mientras en Argentina esa cifra llega a 210 minutos diarios. En México, de acuerdo a las cifras oficiales del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el 59% de los ciudadanos tiene acceso a Internet y, de ese porcentaje, el 80% consume video conectado de forma constante.

Todas estas cifras revelan no solamente el crecimiento y penetración de Internet, sino también la creciente globalización de los contenidos ya mencionada. Este factor, si bien nos permite relacionarnos mucho mejor como especie, conocer otras culturas y reconocer otros imaginarios e identidades culturales, puede bajo ciertas condiciones poner en riesgo las industrias culturales locales y, a su vez, la identidad cultural de pueblos y grupos que no tienen la capacidad de hacer visible su realidad y visión en un escenario global.

La industrias culturales nacionales, especialmente las audiovisuales, generan empleos y articulan las idiosincrasias de las comunidades y regiones. Con adecuadas políticas de fomento, pueden convertirse incluso en generadoras y depositarias de la memoria colectiva y la cultura de nuestros países. El riesgo que corren ante la difícil competencia con las grandes empresas globales, conectadas o no, es un riesgo para toda la construcción social de una región.

Por tanto, no se puede permitir que estas industrias culturales locales se debiliten con la llegada de las nuevas plataformas; por el contrario, se debe prepararlas para que conviertan a Internet en una nueva ventana de proyección cultural. India, Rusia y Corea del Sur han dado ejemplos de cómo un buen manejo de los medios digitales y los contenidos audiovisuales conectados pueden convertir a las OTT de amenaza a oportunidad de mostrar al mundo la diversidad de las comunidades y regiones.

Es por esta razón que los gobiernos deben priorizar políticas públicas tendientes a fortalecer las industrias de contenidos nacionales y locales, para lo cual la principal estrategias es estimular la producción y creación de contenidos audiovisuales que propendan por el rescate de la cultura, así como la realización de producciones que eduquen, entretengan con responsabilidad y fortalezcan la cultura local, al tiempo que visibilicen, mediante historias de calidad, a los grupos sociales que componen la diversa población de nuestros países.

El gran desafío de los próximos años para los países de América Latina no es solamente aumentar el acceso a Internet y la alfabetización digital; el verdadero reto es fortalecer las industrias culturales, nacionales, regionales y locales, promoviendo la producción de contenidos que resalten las diversas culturalidades de nuestra región, y que a su vez sean competitivos en el mercado global. Para esto se requiere no solo cumplir con altos estándares de calidad audiovisual, sino que se deben narrar historias y contenidos atractivos, construidos con géneros y formatos innovadores, envolventes, interactivos, convergentes y, sobre todo, entretenidos.

Si se utilizan a favor las posibilidades del audiovisual conectado y los OTT, la propuesta del eduentretenimiento, que tan buenos resultados ha dado en el mundo, puede ser ahora potenciada en una de las regiones más ricas y diversas del planeta. 

Autores: 

Gabriel Ernesto Levy Bravo

Valora este artículo del blog:
Plataformas Over The Top: ¿Amenaza u oportunidad?

Artículos relacionados